V. LA VIA NOVA ROMANA A SU PASO POR AQUIS QUERQUENNIS

 

 

En realidad, su tránsito por este lugar ha sido el que motivó la erección de las antiguas construcciones, hoy día ruínas arqueológicas. Como ya se ha dicho en otro lugar, salía de Braga y arribaba a Astorga después de haber recorrido 215 millas, unos 300 kolómetros, y recalado en diez mansiones intermedias conocidas, por orden de aparición: Salaniana, Aquis Ogeresibus, según nuestras últimas investigaciones, Aquis Querquennis, Geminas, Salientibus, Praesidium, Nemetobriga, Foro,Gemestario, Bergidum e Interamnium . La que pertenece a nuestro emplazamiento es sólo la de Aquis Querquennis, si bien, a territorio quarquerno pertenece también la de Aquis Ogeresibus (Lobios). No corresponde realizar aquí un análisis integral de la ruta, que va a poseer en breve una página Web específica, sino tan sólo las referencias precisas que la relacionan con nuestro epicentro de interés en estos momentos. La vía cruzaba el río Limia por la Ponte Pedriña, genuínamente romana, unas decenas de metros al norte del actual dique de contención del pantano de As Conchas, manteniéndose anegada permanentemente por las aguas del mismo.Avanazaba, a continuación, por las proximidades meridionales de Hermille, llegando seguidamente a Os Chaos, en donde abandonaba el trazado de la actual carretera, siguiendo hacia el Este , más o menos, la derrota de la antigua, hasta Portoquintela y O Baño.Lamentablemente, sin embargo, resulta obligado afirmar que, pese a los abundantes vestigios epigráficos con ella relacionados, son casi inexistentes los estructurales a lo largo de todo este tramo. Más allá de la mansión de Aquis Querquennis, y hasta A Feira Nova, la ruta se prolongaba por el sur de As Maus, cruzando el río Cadós por un puente, hoy día desaparecido, hacia las huertas meridionales de la aldea de Nigueiroá, para proseguir hacia O Ribeiro y Garabelos por la actual carretera asfaltada y torcer, después, a media altura, por las laderas de Güín hacia Ponte Liñares. Pero tampoco en este segundo tramo se conservan vestigios estructurales, salvo en el sector final y a lo largo de unos ochocientos metros, en forma de camino rehundido, con bordes de agger, primero, y plataforma de cierta anchura después. Recientemente se ha procedido a la señalización elemental del tramo de la vía descrito por parte de la Fundación Aquae Querquennae/Via Nova, con la colaboración de la Consellería de Medioambiente y la del Concello de Bande, según proyecto aprobado por la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia.


Teléfono/Phone:  (+34)  988 444 401       E-mail:  aquae@fundacionaqvianova.com