VII. LA SEDE  DE LA FUNDACIÓN Y CENTROS DE INTERPRETACIÓN-MUSEOS  DE LA QUARQUERNIA  Y VIA NOVA

 

              Se compone de diversos edificios, construídos en datas sucesivas, en la actualidad pertenecientes todos ellos a la Fundación Aquae Querquennae Via Nova.

 

                   1. RESIDENCIA

 

             La más antigua de las construcciones, con fachada de villa romana bajoimperial, fue construído por el Grupo Larouco con ayudas sustanciales de Unión Fenosa y aportaciones del INEM a través del Concello de Bande.En él se contiene actualmente la biblioteca, la residencia de arqueólogos, las salas de manipulación de materiales arqueológicos , así como talleres de restauración y las oficinas de dirección y archivo.Continúa siendo sede, también, del Grupo Larouco y de la revista del mismo nombre.

 

                   2. CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA QUARQUERNIA.

 

           Le siguió en el tiempo el Centro de Interpretación/Museo construído en su día por la Dirección Xeral de Turismo con la colaboración de la Diputación de Ourense.Se trata de un edificio dotado de cierta imponencia, en el que cabe distinguir, en primer lugar, un enorme hall de entrada, que se diversifica, por lo menos, en tres ambientes distintos, más el área de recepción y servicios; un salón de actos, ampliable hacia el hall, con cabida para sesenta personas extensibles a 120, y un gran módulo cúbico de dos plantas comunicadas por medio de una escalera central.

 La planta superior de este módulo alberga la exposición permanente que trata de narrar los avatares del pueblo galaico-romano de los Quarquernos, que habitaban las tierras del entorno, entre O Vieiro y el valle del Salas, de Norte a Sur, y A Limia y sierras de Santa Eufemia y Xurés, de Este a Oeste.

 

La exposición se halla compartimentada, diacrónicamente, en cinco salas, que llevan por título: O abrente, Roma no horizonte, A xénese da Quarquernia, Castra Quarquernorum (establecemento militar), A mansión de Aquis Querquennis (establecemento civil) y O solpor.

 

              En O Abrente, y después de la presentación de rigor que realiza el hada del zaguán, cuya voz en off debería acompañar al visitante durante todo el recorrido explicando los contenidos, se pretende describir el paisaje de la zona, tanto actual como histórico, siendo precisamente los vestigios más antiguos de la comarca el plato fuerte de la muestra.Existen expuestos algunos materiales originarios, pero el grueso de lo que se exhibe consiste en reproducciones fotográficas y recreaciones de escenas y objetos mediante pinturas y maquetas.

 

             La segunda de las salas, Roma no Horizonte, trata de mostrar las etapas por las que fue pasando el proceso de conquista e integración de estos territorios en los dominios romanos, presidiendo el conjunto la reproducción gigante de una moneda de la caetra. No existen objetos genuínos en esta sección.

 

               Se pasa, a continuación, a la sala que tiene por título A Xénese da Quarquernia, describiendo y enfatizando los elementos que acreditan a los Quarquernos como pueblo galaico-romano y a la vez exhibiendo fotogramas de sus castros, de sus guerreros, de sus inscripciones romanas y de algunas de sus decoraciones reales sobre restos de la época.

 

              Castra Quarquernorum, unha Cidade Militar es el rótulo que campea en la cuarta sala, exhibiéndose en ella, en primer lugar, materiales constructivos y decorativos procedentes del campamento para, a continuación, ilustrar sus paredes con fotogramas alusivos, especialmente, al proceso de excavación y reconstrucción de las estructuras del establecimiento militar. Una gran maqueta de las ruínas excavadas ocupa parte de la sala, mientras que, aprovechando un saliente rectangular hacia la caja de la escalera, se ha reproducido, a escala, una aedes o templo dedicado al emperador Domiciano, con estatua sobre podio incluída, puesto que habría sido este emperador el destinatario de otra auténtica, de bronce, cuyos fragmentos han sido hallados en una cisterna del campamento.

 

              De la sala anterior se pasa a la quinta: Aquis Querquennis como asentamiento civil.Se pretende en esta ocasión, especialmente, mostrar las actividades pertinentes a una mansión viaria, unificando el relato en torno a la visita de un prócer romano, el procurador Lucio Didio Marino.También se exhiben vasijas cerámicas auténticas procedentes de la excavación de la mansión, así como epígrafes diversos provenientes de sus alrededores.

 

            La última de las salas, la sexta, se intitula O Solpor, y en ella se exhiben las últimas muestras de la presencia romana en la comarca, así como las primeras alusivas a la aparición del cristianismo en esta zona y tierras anejas, conteniendo fotogramas de monumentos sacros famosos, que llegan hasta el siglo X.

 

              Y tras ello, se despide el hada del inicio, ya ataviada de otra manera, encontrándose el visitante de frente, al salir, con una caja interior de la escalera decorada con la representación de la columna de los pueblos del puente de Chaves e ilustraciones alusivas a cada una de las diez civitates allí mencionadas, entre ellas, claro está, la de los Quarquernos, cuyo etnónimo destaca, por su tamaño, sobre los de las otras nueve.

 

                    3. CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA VIA NOVA.

 

 

                    

                     Se compone esencialmente de tres partes:  Vestíbulo, en donde se exponen aspectos diversos relacionados con las vías romanas ,en general, y de Hispania  , en particular ; modos de viajar en la antigüedad (ala derecha de planta baja); técnicas empleadas en la construcción de las vías romanas (frente oeste de la planta baja) y decurso topográfico e iconográfico de la Via Nova que, sin embargo y en cuanto recorrido, inicia su decurso en el arco de Bracara Augusta ,que da paso a la primera de las secciones y va serpenteando por el suelo, mediante pisadas, a manera de tránsito simbólico  de la vía, incluída una mutatio ,dentro de la sala dedicada a técnicas viarias.

 

 

                   3.1.Vestíbulo.

 

 

                   Bajo la cúpula central del gran ámbito se representan, en el techo, los viajes míticos celestes, centrados sobre la figura de Helios, el Sol, en tanto que ,en el suelo y en perpendicular con el anterior, los viajes marinos, con Neptuno como referente.

                 En la pared oriental destaca, sobre todo, un gran mapa del orbe romano, en original, pero también traducido a la cartografía moderna, que es conocido como Tabula Peutingeriana , haciendo alusión tal nombre al del descubridor de la misma.Por otra parte, en la pared opuesta, la occidental, se exhiben los mapas correspondientes a las vías romanas de la península ibérica y también de la Gallaecia  romana.En estas y demás paredes, además, iconos diversos relacionados con la mitología y símbolos de los viajes.

               Y, a través de una entrada que flanquean los bustos de Vespasiano y Tito, se llega , a continuación a un gran hall dedicado a tránsito y distribución de itinerarios, además de asiento de medios audiovisuales, al mismo tiempo que complemento ocasional del salón de actos.

 

                   3.2. El espacio al que se refiere este apartado se divide en tres salas diferentes:

 

                   
                   La primera dedicada a preparativos para un viaje, con cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta:  tiempo elegible para viajar y petición del auxilio de los dioses, en el plafón derecho ; y mapas para el viaje, así como la impedimenta indispensable en el de la izquiera.

 

                  La segunda de las salas se halla dedicada a mostrar al visitante, intuitivamente, de que manera se viajaba en la antigüedad: a pie (pared derecha) y a caballo (pared izquierda).

 

                En la tercera, con el mismo fin y diferente temática: viajes en vehículos sobre ruedas, a la derecha, y  por mar y en barco, a la ziquierda.

 

                 3.3. Escenas diversas en la construcción de una vía, en este caso plasmadas a acuarela, por el pintor Javier Varela, sobre las altas paredes del local: fases de construcción en una vía, procesos en la erección  de un puente pétreo; tipos de puentes a lo largo de la histpria  etc.

En la pared sur de este ámbito: Gran mapa de las vías romanas de Gallaecia con el trazado de todas ellas, sirviendo, de estre modo,  de introducción general a la exposición de la Via Nova propiamente dicha.

 

 

                3.4. A lo largo de esta amplia sala, dividida en dos por una exposición  lineal de  miliarios auténticos, pueden observarse, sobre la pared izquierda, el despliegue de la Vía Nova sobre cartas 1/25000, con toda la panoplia de miliarios, puentes, mansiones propias, edificios posteriores debidos a su paso etc,  de la ruta, siendo interrumpido su decurso por una maqueta que representa una  mansión viaria, unas millas antes de su fínal, asimismo bajo otro arco que, en este caso, viene a responder a su llegada a Asturica (Astorga).

En cambio, sobre la vidrieras de la pared derecha, y tras la exhibición en el arranque del inédito, hasta ahora, mapa de la vía de Barros Sibelo,  pueden admirarse representaciones de viajeros famosos ,que habrían recorrido la vía en una y otra dirección a lo largo de la antigüedad.

 

 

              Sólo añadir a lo expuesto que,  al Centro Arqueológico, pertenece también otro edificio destinado a almacén, con posibilidades de ser convertido en laboratorio si hiciese falta, el cual ha venido a ajustarse, como un guante, al complejo consatructivo preexistente.

 

Teléfono/Phone:  (+34)  988 444 401       E-mail:  aquae@fundacionaqvianova.com